Por lo visto fueron los suizos quienes inventaron los San Jacobos, un plato que consiste en dos fetas o lonchas de jamón pegadas entre sí con queso y rebozadas en pan rallado. Yo creía que era un invento de los canarios, porque cuando vivía en esta isla era un plato típico para salir del paso. Sencillo y delicioso. La verdad es que cuando los probé, fueron mi perdición. Como tenía poco dinero solía comprarme el salchichón y el queso más baratos y me los preparaba en casa. Cuando me hice vegana los San Jacobos se fueron volando de mi memoria inmediata; hasta hace unos días en los que recordé cuánto me gustaban y me decidí a hacer una versión vegana de aquel plato. No duden en probarlos porque son una delicia de aquéllas.

INGREDIENTES


* Embutido vegano cortado en lonchas o tiras (2 por cada San Jacobo)
* Queso vegano rallado o fresco
* 1 taza de leche de soja
* 1 cucharada de harina o maizena
* Pan rallado y limón


PREPARACIÓN


1 —Una vez que cortas en fetas el embutido debes ir preparando emparedados colocando en medio de dos fetas un poco de queso. Presiona bien para que se peguen correctamente. Y deja reposar mientras preparas los siguientes.

2 —En un tazón mezcla leche, harina, sal y limón hasta que no tenga grumos. A continuación sumerje los San Jacobos en esa mezcla, antes de pasarlos por el pan rallado. Te recomiendo hacer un doble empanado que los dejará mucho más sabrosos.

3 —Por último debes cocerlos. Puedes hornearlos o freírlos en aceite. Si te decantas por la primera opción te recomiendo que antes de meterlos al horno los pintes con un poco de aceite de oliva; de este modo evitarás que se sequen.

4 — Y ahora: ¡a disfrutar de esta exquisitez! ¿Sabías que si acompañas los San Jacobos con ensalada y veganesa podrías tocar el cielo con las manos?



Sí, ya conozco ese cantito de por qué tienen los veganos que intentar hacer las mismas recetas carnistas en versión vegana y, la verdad, no es un tema que merezca mi atención para debatirlo habiendo tantos otros importantes en lo que se refiere a la desigualdad entre seres sintientes en este planeta. No obstante, les cuento que en mi caso esa necesidad de replicar ciertos platos carnistas en parte es por nostalgia. La comida está muy relacionada con nuestros recuerdos, y evocar a través de los sabores experiencias o momentos bonitos del pasado me parece un precioso viaje que no pienso perderme.

He escogido este plato para el blog pensando en uno de los aspectos que más me interesan de la cocina: la persecución de platos sabrosos y sencillos (también económicos). Muchos creen que ser veganos es un lujo para gente pudiente. Y, si queremos vivir comprando comida hecha ciertamente lo es; pero si buscamos una cocina casera y variada, podemos llevar una dieta vegana deliciosa y sin gastar mucho dinero en ello. En lo que a mí respecta, si bien me gusta experimentar con cosas bien diferentes y con ingredientes exóticos, prefiero los platos sencillos y con un toque tradicional-estacional.

Una de mis comidas de invierno favoritas son los bifes veganos a la criolla. Por eso antes de que el verano termine de aterrizar del todo por aquí quería publicar la receta. Si te sientes identificado con este las recetas sencillas y rústicas, no dejes de probar este delicioso plato y sorprende a tus amigos con él.


INGREDIENTES


* 1 diente de ajo
* 1 morrón mediano en tiras
* 1 cebolla en rodajas
* 1 papa grande en rodajas
* 1 tomate en rodajas
* 6 bifes de seitán
* 2 tazas de agua hirviendo
* 1 caldito vegetal
* Especias a gusto

PREPARACIÓN


1 —En una sartén grande sofreímos el ajo, la cebolla y el morrón hasta que se ablanden un poco.

2 —En la misma sartén sellamos los bifes de seitán (vuelta y vuelta). Apartamos del fuego y colocamos todos los ingredientes de la sartén en un recipiente limpio.

3 —Colocamos un poco de aceite de oliva en la misma sartén, colocamos las papas en rodajas y freímos unos minutos.

4 — Colocamos todos los ingredientes nuevamente en la sartén, agreganos el tomate, el caldito y las 2 tazas de agua hirviendo. También podemos incluir orégano, tomillo y pimienta en grano.

5 — Cocinamos a fuego lento removiendo cada un cierto tiempo los ingredientes para que se cuezan de forma pareja. Este paso puede tomar (dependiendo de la potencia del fuego) entre 20 y 30 minutos. ¡Debes ser paciente si quieres un plato delicioso porque cuanto más tiempo te tome, más sabroso quedará!

Las algas son un ingrediente imprescindible en una cocina vegana; nos permiten elaborar platos versátiles dotándolos de un sabor marino impresionante. Existen muchas variedades de algas; en mi caso utilizo generalmente las Kombu y las Wakame, fundamentalmente porque son las más fáciles de conseguir y también las más accesibles para el bolsillo.

Hoy publico una sencillísima receta de salsa de tomate con algas Wakame; creo que puede ser una forma idónea para comenzar a utilizar este ingrediente fascinante si aún no lo has probado. Suelo prepararla para acompañar tallarines, ñoquis y ravioles. En esta oportunidad, la hice para unos tallarines, como podrán apreciar en las fotos. Espero que se animen a hacerla y que incorporen estas exquisitas algas a su cocina vegana.



INGREDIENTES


Las cantidades que les propongo son las que utilicé para acompañar 250 gr de tallarines. Recuerden que dependiendo de la cantidad de comensales tendrán que agregar más ingredientes.

* 1/2 cebolla
* 1/2 morrón rojo
* 1 diente de ajo
* 1/2 taza de algas Wakame
* 1/2 cucharadita de cilantro en grano
* 1 tomate maduro (puede reemplazarse por salsa de tomate)
* Aceite y salsa de soja
* Queso vegano rallado

PREPARACIÓN



1 —Cortamos el morrón y la cebolla en julianas y el ajo en rodajas bien finitas.

2 —Sofreímos en una sartén el ajo, el morrón y la cebolla.

3 — Cortamos los champignones en rodajas y el tomate en cuadraditos bien chiquitos.

4 — Agregamos los champignones, las algas y el tomate.

5 —Agregamos un poco de agua para que se una con el jugo del tomate y se forme una linda textura; también incorporamos la salsa de soja, el cilantro y los condimentos que deseemos.

6 —Aparte hacemos los tallarines o la pasta que deseemos utilizar.

7 —Una vez que tenemos la pasta lista, le incorporamos la salsa y le agregamos queso vegano rallado y ¡a disfrutar de este delicioso plato!

***

Si no tienes queso vegano puedes picar anacardos bien pequeñitos y espolvorearlos sobre el plato.

"El cambio es nuestra opción y se inicia cuando se decide". Esta es una frase monumental de la película "Ratatouille" . Sí, lo confieso: soy una perdida enamorada de todo lo que crea Pixar, y en especial de esta peli, porque me parece una clara representación de que aquellas cosas que cuestan valen mucho más la pena que lo que nos viene servido. ¿Qué tiene todo esto que ver con nosotros? Pues que, como he vuelto a ver esta fabulosa peli, me entraron unas ganas terribles de hacer Ratatouille, así que, inspirados en Pixar, vamos a elaborar esta receta fácil, sencilla y exquisita. ¿Qué les parece?

Hoy hacemos Ratattouille
Hoy hacemos Ratattouille


INGREDIENTES


Para preparar la Ratatouille vamos a necesitar:

* 1 berenjena grande

* 1 calabacín grande

* 1/2 cebolla

* 1/2 morrón rojo

* 1 tomate maduro

* 1 diente de ajo

* 1 cucharada de aceite de oliva

* 1 chorrito de leche de soja sin azúcar (u otra bebida vegetal semejante)

* 50 gramos de anacardos para el gratinado (opcional)

CONSEJO: Si la queremos más colorido podemos agregarle morrón amarillo y verde también.

Los anacardos le dan un toque salado y crocante fabuloso
Los anacardos le dan un toque salado y crocante fabuloso


PREPARACIÓN



1 —Cortar en lonchas finitas la berenjena, el calabacín y el tomate y colocarlos en una fuente previamente aceitada de forma prolija dejando un espacio vacío al centro de la fuente.

2 —Cortar la cebolla y el morrón en tiritas y picar bien chiquitito el ajo.


3 —Colocar la cebolla y el ajo al centro de la fuente y llevar a horno medio (170°C).

4 —Triturar los anacardos bien chiquitos y colocarlos en un recipiente junto con el ajo; agregarles una cucharada de aceite de oliva y un chorrito de leche de soja y mezclar bien. Cuando la verdura ya se haya ablandado lo suficiente esparcir esta mezcla sobre ella y volver a dejar en el horno. Sabremos que ya está listo nuestro Ratatouille cuando los anacardos comiencen a dorarse.

***
Como ven es una comida sencilla y deliciosa y que no requiere muchos ingredientes. ¿Se animan a hacerla? Por cierto, si no han visto la peli de Pixar, ¡no dejen de hacerlo! ;)

La Ratattouille de Pixar y nuestra Ratattouille. ¿Qué les parece?
La Ratattouille de Pixar y nuestra Ratattouille. ¿Qué les parece?
Hoy en Pizza Vegetal les traigo una receta muy pero muy fácil; así que nadie puede decirme que no tiene tiempo para hacerla. ¡Con lo rica que es la mermelada de ciruela!

Ciruelas amarillas de piel roja: ¡Deliciosas!
Ciruelas amarillas de piel roja: ¡Deliciosas!

Cuando era pequeña iba cada verano a casa de unos tíos que tenían un gran campo al sur de la provincia de Buenos Aires, en San Cayetano. Eran las mejores semanas del año. Un lugar precioso donde había muchos caballos, una piscina enorme y donde se comía mejor que en un hotel cinco estrellas; teniendo en cuenta mi pasión por la comida no es extraño que fueran días inolvidables.

Además, había muchísimos ciruelos de diferentes tipos: ¡era el paraíso para una ciruelaadicta como yo! Fue ahí donde probé las mejores mermeladas y compotas de esta fruta de toda mi vida. ¡Ay, de sólo pensarlo!..

En fin, la ciruela es una de las frutas que más me fascina y no quería dejarla afuera de Pizza Vegeta, así que hoy les traigo la receta de la mermelada de ciruela. Es una receta fácil, ideal para hacer en verano y para mejorar nuestros desayunos y meriendas. ¿Se animan a hacerla conmigo?

Ingredientes




Para preparar la mermelada de ciruela vamos a necesitar:
* 1 kilo de ciruelas ecológicas y maduras
* 500 gramos de azúcar
* 1 taza de agua

Ciruelas troceadas para la mermelada



Preparación


1—Deshuesar las ciruelas y cortarlas en cubitos pequeños. (Si prefieres que te quede bien homogénea también deberás pelarlas; en mi caso me gusta aprovechar toda la fruta por lo que simplemente le quito el hueso).


2—Agregar el agua y la mitad del azúcar y llevar a fuego medio.


3—Una vez que ha hervido y que notamos que la fruta ya comienza a desarmarse debemos pisarla con una cuchara de madera, sin quitarla del fuego, hasta que no notemos trozos grandes. Y la dejamos un rato más para que continúe tomando color.




4—Cuando la fruta ha adquirido un color morado intenso le agregamos el resto del azúcar y revolvemos bien para que se deshaga.




5—Para comprobar si nuestro dulce ya está listo debemos tomar una cucharadita de él y servirla en un plato. Si se mueve con facilidad es señal de que debemos esperar un poco más antes de quitarla completamente del fuego. (En esta última parte es conveniente que revolvamos seguido para evitar que nuestra mermelada se pegue al fondo de la cazuela).

***

¡Y ya está! Ahora sólo tenemos que disfrutar de este exquisito dulce. Podemos utilizarlo tanto para preparar postres como para untar en pan. No se olviden de contarnos qué tal les ha ido con esta receta.

Mermelada de ciruela a punto
Las cosas como son: siempre he sido una mujer golosa, capaz de saltearme el almuerzo con tal de llegar con amplio espacio en el estómago para la merienda. Con más razón si ésta trae consigo una tarta de ricota

No obstante, extrañamente, nunca he sido una gran cocinera de platos dulces; esas extrañas características que nos hacen incoherentes (¡oh; adorada incoherencia!). Sea como sea no quería dejar fuera de Pizza Vegetal algunas recetas dulces sencillas y sabrosas. Hoy, tarta vegetal de ricotarrrr (¡Perdón por el plagio, Joaquín Reyes!).

Si bien me gusta mucho inventar al máximo en la cocina, cuando se trata de lograr algo específico, prefiero tomar como referencia alguna receta de quienes de verdad conocen los misterios de la cocina y las comparten con nosotros. En esta ocasión me he basado en la receta de ricota vegana o requesón publicado en Dimensión Vegana (¡Qué sería de los veganos sin el fantástico Javier Guarascio y su equipo! ¡Gracias, chicos!). Una vez tenemos la ricota pasamos a preparar esta tarta de ricota vegetal.

¿Les apetece una porción de tarta de ricota?
¿Les apetece una porción de tarta de ricota?

Ingredientes


Para preparar la tarta de ricota vegetal tenemos que elaborar por un lado la masa y luego endulzar la ricota para que quede bien sabrosa.

Para la masa vamos a necesitar:

* 150 gramos de margarina vegetal
* 25 gramos de levadura
* 150 gramos de azúcar (preferentemente, glas)
* Leche suficiente como para humedecer la mezcla

Para el relleno de la ricota necesitaremos:

* 400 gramos de ricota
* 1 taza de leche de soja
* 1/4 de limón rallado
* 1/4 taza de harina
* 150 gramos de azúcar

Una tarta húmeda y sabrosa
Una tarta húmeda y sabrosa

Preparación


1—Comenzamos preparando la masa: debe quedarnos arenosa y húmeda por lo que debemos trabajarla poco. Simplemente mezclamos todos los ingredientes y la dejamos en un lugar templado para que la levadura comience a actuar y los ingredientes se sazonen.

2—Colocamos la leche, la ralladura del limón, el azúcar y la harina en una cazuela y la llevamos a fuego lento. Prepararemos un símil de crema pastelera para darle consistencia a la ricota y dotarla de esponjosidad.

3—Una vez que nuestra mezcla hierve tenemos que mezclar sin cesar para evitar que se pegue o se apelotone. Y batimos hasta que notamos que tiene una linda consistencia. ¡Ojo! no debe quedar del todo espesa.

4—Agregamos la ricota a nuestra "crema pastelera" y batimos bien hasta que se unifiquen completamente. Apartamos del fuego mientras pasamos a trabajar con la masa.

5—Enharinamos nuestro lugar de trabajo y sin manosearla demasiado estiramos la mitad de nuestra masa. Luego la colocamos en una fuente previamente enmantecada y enharinada.

6—Preparamos la otra parte de la masa que hará de tapa de nuestra tarta. Y la dejamos lista.

7—Distribuimos la ricota sobre la base de nuestra tarta intentando que quede pareja; sellamos la tarta con la tapa y la llevamos a fuego medio: unos 150°. Podemos espolvorear azúcar glas en el tope para darle más color. (Recordemos que siempre que cocinamos es conveniente precalentar el horno para que la comida se cueza de forma pareja).

***

Ahora sólo tenemos que esperar. Y la tarta de ricota es justamente un dulce que sabe de la importancia de la paciencia ya que cuanto más se estaciona adquiere más sabor. Así que les deseo que no sean tan golosos como yo y que sepan darle el debido tiempo para que se enfríe y se sazone y poder disfrutar de una deliciosa tarta sin ingredientes de origen animal.

Si eres nuevo en nuestro blog y te ha gustado lo que encontraste, no te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales y de dejarnos tus sugerencias en nuestro formulario de contacto. ¡Nos vemos prontito! Besorrrr. (Otra vez, ¡perdón Joaquín!)

Una merienda fresca y saludable para el verano
Una merienda fresca y saludable para el verano
Cocinar es divertido y estimulante, sin embargo, hay días en los que no se nos ocurre qué hacernos de comer. Abrimos la nevera, miramos qué hay (como si no lo supiéramos ya); vamos a la alacena (revisamos por enésima vez nuestras existencias) y le hablamos a las cosas con la esperanza de que se nos encienda la lamparita y veamos la imagen del plato que deseamos cocinar... pero, nada. En mi caso estos bloqueos suelen derivar en una de dos cosas: o la elaboración de una pésima comida que me deja frustrada o la creación de un nuevo plato que después termino incorporando al menú; los rollitos de berenjenas pertenecen a esta segunda categoría.

Uno de esos días atravesaba, completamente bloqueada culinariamente, cuando vi en mi cabeza la imagen de unos sabrosos rollitos de berenjena. Sin dudarlo me puse manos a la obra, bajo la premisa: hacer algo rápido y con pocos ingredientes. Y el resultado me gustó tanto que quiero incluir esta receta en la sección de recetas saladas. Pienso que es una comida ideal para elaborar uno de esos días en los que nuestra cabeza parece bloqueada y nuestra pasión por la cocina nos juega una mala pasada. Espero que les guste.

Ingredientes


Esta receta se divide en dos partes: por un lado tenemos que hacer el relleno y por el otro, los rollitos.

Para el relleno de berenjenas vamos a necesitar:

* 1 berenjena
* 1/2 cebolla
* 1 diente de ajo
* Sal y especias a gusto (yo utilicé pimentón dulce, comino y mostaza)

Relleno de berenjenas
Relleno de berenjenas

Para los rollitos necesitaremos:
* 2 tazas de harina
* 1 taza de agua
* Aceite, sal y orégano

Preparación



1—Picamos el ajo, cortamos la cebolla en julianas (sería mejor picadita para la estética de los rollitos pero yo quería que fuera casi tan protagonista como la berenjena) y los rehogamos a fuego medio.

2—Cortamos la berenjena en tiritas y la sazonamos con un poco de sal.

3—Cuando la cebolla se haya ablandado le incorporamos la berenjena y agregamos un poquito más de aceite y un chorrito de agua hirviendo, para evitar que se pegue. Revolvemos cada tanto para conseguir que las berenjenas se cuezan de forma pareja.

Ahora, al horno y ¡a esperar!
Ahora, al horno y ¡a esperar!

4—Mientras esperamos que se termine el relleno podemos ponernos a preparar los rollitos. Para ello ponemos la harina, el orégano y la sal en un recipiente y les vamos agregando el agua lentamente hasta que se forme una masa con la que podamos trabajar.

5—La extendemos sobre una superficie lisa y comenzamos a amasarla hasta que quede suave y uniforme.

6—La cortamos en rectángulos y los vamos dejando a un costado. Rellenamos cada rectángulo con un poco del relleno de berenjena y lo colocamos en una fuente que llevaremos al horno a una temperatura de 175°. Dependiendo del horno, quizá necesitemos dar vuelta nuestros rollitos para que se doren de ambos lados.

***

¿Han visto qué sencilla es esta receta? Pues, en Pizza Vegetal nos hemos propuesto ofrecer recetas en esta línea; comidas sabrosas que no requieran de mucho tiempo ni esfuerzo; así que te invitamos a seguirnos y a conocer todos los secretos de nuestra humilde cocina. Porque, en el fondo el verdadero detalle de la buena comida reside en la condimentación y en el saber encontrarle las virtudes a cada ingrediente para potenciarlas al máximo. ¿Ya saben cuándo van a preparar estos rollitos de berenjenas?


Rollitos veloces de berenjenas
Rollitos veloces de berenjenas