Yo No Fui: Un país de mujeres

, , No Comments
"El lugar donde vivo es una especie de laberinto
y yo sigo buscando la salida o el hogar"
(Anne Sexton)

Un hogar que no queme y que nos deje ser libres tiene que ser posible. Cuando dejo de creer y pienso que las demás hicieron lo correcto y yo soy la única que se equivocó, focalizo en algunas imágenes que se han grabado a fuego en mi memoria y viajo a un país de mujeres que visité de a ratos en la infancia.

Bella Vista era ese país. No el barrio, no la gente en general, ni siquiera la casa, sino lo que en mí despertaba: la ilusión de que otra vida habitaba más allá de la realidad. Y es que si bien la casa era maravillosa, amplia y llena de escaleras, lo mejor en ella era el oxígeno: un país de mujeres que no permanecían encerradas en la cocina o en el jardín, que aspiraban el mundo con palos de Jockey, con palabras, con libros, con música. Una ventana, como esas que dibuja Remedios Zafra en sus libros, a través de la cual mirar mis vidas paralelas y creerlas posibles. Hoy sé que fue en lugares como ése donde comenzó a gestarse mi necesidad de salirme de lo que había sido "diseñado para mí".



En ese país de mujeres vivía María Medrano, que hoy es una de los motores de Yo No Fui, una Asociación Civil y Cultural que trabaja en múltiples proyectos dentro y fuera de la cárcel de mujeres de Ezeiza. Un proyecto que le sirvió a María para ampliar las fronteras de ese país y que ha vuelto a acercarnos después de muchos años. María es también poeta y les recomiendo que la lean porque no vale la pena, lo siguiente.

Gracias al empuje de María y de varias mujeres, como Liliana Cabrera  se fue gestando Yo No Fui. Por cierto, a Lili también tienen que leerla porque escribe con las uñas y te sacude. En el documental Lunas Cautivas pueden conocer más a fondo los inicios de la organización, el taller de poesía que María dictaba en Ezeiza.


El trabajo de Yo No Fui no está enfocado sólo (como si fuese poco) a ofrecer lo que el sistema social y de trabajo no procura para las expresidiarias: apoyo emocional y estrategias laborales y productivas para que puedan poner en práctica los oficios aprendidos y consigan una salida laboral real. No, hay toda una labor casi silenciosa pero invaluable: contarnos a los que estamos fuera cómo es la vida dentro, devolverle la calidad de individuas a las mujeres privadas de libertad y demostrarnos que el sistema que sostiene nuestra sociedad es anacrónico e inútil.

Como toda ONG, Yo No Fui se mantiene a flote gracias a la colaboración ciudadana y al empeño de unos pocos. En este momento participan de una campaña del Banco Interamericano de Desarrollo, a través de la cual buscan apoyo económico para llevar a buen término sus numerosas gestiones. Por eso escribo, porque necesito que nos ayudes.

Lo único que tienes que hacer para colaborar con este país de mujeres es mirar el vídeo que han colgado en Youtube, darle al "me gusta" y compartirlo a través de las redes sociales o sistemas de mensajería que normalmente utilices, para que muchas otras personas colaboren con el proyecto. Te pido que les brindes un ratito de tu tiempo a estas guerreras que nos obligan a recuperar la confianza en nuestra delirante especie construyendo un país de mujeres libres.