CUENTOS PARA APRENDER A VOLAR, de Tes Nehuén y Nana Cuevas Otonelli: disponible en Amazon

, , No Comments
Después de sufrir sucesivas negativas por parte de editoriales convencionales me he decidido a publicar mis cuentos de forma digital. Comienzo con este librito cuya creación ha sido muy enriquecedora para mí porque he trabajado con una amiga del alma que además es una flor de ilustradora: Nana Cuevas Otonelli.

De niña me gustaba sentarme en el piso de la biblioteca de mi casa con una pila de libros de cuentos infantiles cuidadosamente seleccionados a mi lado. A medida que los iba leyendo formaba con ellos una nueva pila que crecía y crecía. Cuando terminaba la lectura, volvía a colocarlos en la biblioteca y escogía nuevos títulos. La hora de la siesta, cuando el mundo parecía una naranja perfecta y la casa estaba adormecida, era uno de mis momentos favoritos para dedicarme a la lectura: ¡qué dulce placer! Supongo que aunque todavía no entendía del todo que los libros podían hablarme de la vida que se extendía más allá de ellos: de mis miedos, de mis risas, de mis preocupaciones, de mis gustos, algo podía intuir. La revelación vino con la llegada de un libro heredado de mis primos mayores —Pienso que viene de esa época esa loca fascinación que siento por los libros usados: vidas compartidas en silencio—. Se llamaba "El olfato de Conejín" y era un viaje a través de un inmenso jardín en compañía de su protagonista, un conejito travieso, que me invitaba a rascar las páginas y sentir diferentes aromas. Fue aquel un descubrimiento maravilloso que me permitió atisbar la chispa de la pasión lectora.

¿Por qué les cuento esto? Pues porque estoy convencida de que es en esos pequeños instantes de luz en los que nuestra vida da brincos y se encamina; es por cuentos como aquel que hoy me dedico a la escritura: este extraño oficio que consiste en trazar una línea que afine la distancia entre ficción y realidad. De este modo, "Cuentos para aprender a volar" se construye de esas lecturas y tiene el deseo de volar y provocar en quienes lo lean esa emoción que late en mi memoria con absoluta intensidad. Es mi deseo que quienes lean estos cuentos puedan descubrir su propia luz, a través de mi torpe pasión por transcribir a palabras el mundo que no entiendo. Además, pienso que Nana ha sabido captar la esencia de cada historia y ha dotado al libro de una magia y un estilo definido. ¡Invitados están a pasearse por estas páginas y disfrutar de la lectura! Ojalá que sea para ustedes un rato tan agradable como los que yo he pasado escribiendo y rememorando esas lecturas de la infancia.